sábado, 27 de junio de 2015

OTRAS DIGRESIONES

Imagen cogida de la red




OTRAS DIGRESIONES




No olvides que hay juegos que se prolongan en los andenes, a la luz del espejo,
el ojo de agua en la boca del prójimo. No conocí a los fundadores
de la República, salvo en fotografías sepia.
Los caminos terminan por golpearnos la ternura, al igual que la épica
del tiempo. Al igual que tantas incoherencias sobre el porvenir.  Croa el mundo
en que vivimos: desde mis madrugadas, las noches amarillas de los espejos,
fuegos artificiales, hambres que degüellan las esquinas.
Al viejo Ezra Poud, le daría risa, después de todo, de quienes lo invocan.
En la lluvia de sonidos que entrelazan el balbuceo, las historias inverosímiles
de los santos, este hedor de tiempo que llega hasta la garganta.
(Yo simplemente escribo: no discuto con los doctores de la literatura,
ni con los economistas, ni con los políticos, ni con estrategas militares,
ni con analistas de cualquier procedencia, ni con los ideólogos del mercado.)
—En cierto modo son carceleros de nuestro tiempo.
Por supuesto la ciudad no solo es un enjambre, resulta ser un muladar.
Hay muchos fariseos que la inteligencia ha disecado, o los petrificó el lago
de su propia saliva. Uno hace lo posible para no adelantarse a los epitafios.
Siempre habrá quien desentone cuando se trata de lavar la conciencia.
En la alegoría del presente, la ceniza es un grito de eternidad.
Ignoro si, siendo efímeros nos convertimos por ley  en criaturas eternas.
Ante la ventana del paisaje, saca su lento cuello, la oscuridad y su séquito.
Si algo he superado con creces, es la ansiedad a la hora de escribir un poema.
Barataria, 24.VI.2015

No hay comentarios: