sábado, 25 de julio de 2015

PRESENTE CIEGO

Imagen cogida de soompi.com




PRESENTE CIEGO




el navío lustral hiende impávido las aguas
Aimé Césaire




Tantas substancias incandescentes, que de pronto el ojo ciego de la combustión
constituye el presente, la medida tallada del pétalo sobre la piedra, la áspera raíz 
de ciertos paisajes paralíticos.
El delirio castrado en los ecos de las bisuterías: nuestra cama, sabes,
es el presente ciego de los mares hundidos del poniente, una montaña negra
mordiendo las encías, las manos abismales en el espesor de los pezones,
el siempre país que soñamos y apenas se queda en palabras.
En la página limpia del estupor, la patria que se escribe en la memoria;
la piel terrenal de las heridas sin ungüentos y esparadrapos: los dientes
de leche rozando los destellos, ese otro espejo pasmoso de los sueños.
Uno nunca sabe hasta dónde crecen las aguas de  este presente que vivimos,
ciego trozo de piedra, en el espinazo miserable de la noche.
Uno lleva a cuestas al pájaro ciego que solloza en el litoral del cuchillo;
Vos y yo tratamos de ocultar los viejos laberintos, el fuego cruzado que lame
la historia hasta carcomer el mapamundi del aliento.
Uno nunca deja de pensar, —yo, particularmente— en los anaqueles que usan
los sepultureros para guardar los días húmedos de los ojos;
después de sortear tantos agujeros entre los que vos y yo caminamos,
llegamos al taburete donde los relámpagos se aquietan.
(Hay tantos cántaros vacíos en el pecho que uno quisiera, allí, guardar las axilas
de todos los corderos y caballos. Juro que son extraños los zambullidos
en este agotado cuello de las calles.)
Hecho el insomnio, no es difícil caminar con los faroles encendidos…
Barataria, 18.VII.2015

No hay comentarios: