viernes, 21 de agosto de 2015

SILENCIO EN LLAMAS

Imagen cogida de la red




SILENCIO EN LLAMAS




En el ojo insomne del delirio, las teorías del escombro entre los dedos.
Apilo los caminos, entre haces de bolsillos y guijarros: crepita el bosque
de la respiración con sus calladas hambres de abandono.
El miedo nos acurruca hasta el aullido, las migajas siempre se atreven a ser
comida, en un tiempo donde se sangra de engaños.
Pestañea la desnudez, en medio de cacofonías y pleonasmos.
¿Quién tiene potestad de la noche mientras levita el bufón de nuestro tiempo?
¿Quién ante el vuelo nos rasguña los escapularios del carraspeo?
Tanto y tantos silencios en llamas: lianas ardidas en el sótano de la nostalgia,
tanteos enfurecidos de la herrumbre,
goznes en medio de la desmesura de la boca, o de la casa ardiendo.
Ya hemos callado en demasía que el silencio se tornó dureza infinita.
(No sé si exista premura mientras zumban los vértigos, mientras la flama
reverbera en su propia concavidad, mientras el estruendo de la sangre,
propaga la escarcha sobre el verdugo del presente.
Siempre se está expuesto a los vejámenes: uno sabe cuando la inequidad
llena sus bolsillos sin ningún cargo de conciencia y amplía su ojo de cíclope.
En las monedas giratorias del suplicio, los instrumentos sagrados del terror.)
¿Cuántos mundos abarcan los féretros de sal?
¿Cuántos ríos incineran las fábulas y todas las infancias ahogadas?
En el viento adyacente de las aguas, el pez de fuego del pedernal: el murmullo
del fuego entre huesos y ceniza.
El silencio tiene sus propios fierros, respiran los espejos mientras pulo
                                                                                                                           [los vitrales…
Barataria, 13.VIII.2015

No hay comentarios: