jueves, 24 de septiembre de 2015

ERRÁTICAS

Imagen cogida de la red




ERRÁTICAS




Silba la lengua exasperada ante el ala ciega de las vísceras. Nos muerden
los adioses y los vacíos, el ojo largo de las telarañas sobre las fotografías.
Allí sobre los cascos líquidos del agua, caminan por si acaso las arenas
movedizas del dintel: sé que todo es errático.
Errático el tambor ciego de las nubes. Errática  la hoja de saliva sobre la sombra 
de la llave; errático el desvelo custodiado por sedantes siniestros;
no duermen las labores del dolor, ni el devaneo de los sueños en la noche.
Cada segundo abre el aliento esa invisible sombra sin fronteras y sin ley.
Cerca del cuerpo, las manos del terror con su herradura de fuego y veneno.
(Cerca de tu ombligo, amor, la niebla fosfórica del sombrero o del paraguas, 
atravesando la flor del cerrojo; las tijeras de la avidez hacen lo suyo y dejan
caer la gota del oleaje, hasta que trina el ijar.)
Todas las anclas del infinito son bocas que saquean puertas y ojos y dejan fríos
y harapos y azadones y muertes y paraguas errantes y palabras secas
sobre la piel fenecida. ¿Quién, en realidad nos devuelve a nuestros deudos?
Para qué esta herencia sólo de ausencias, sólo de muros. Sólo de cenizas.
—Siempre me desnudás en esta sedalina precaria de mis vísceras. Siempre.
No hay pájaro que resista estar colgado de una mocheta, mucho menos escribir
una carta con letras mayúsculas; invocar la piedad ante esta historia cruel
que vivimos, no debe ser un ejercicio de aerobismo, ni slogan publicitario.
El claroscuro del tiempo nos despierta debajo de estas anónimas estribaciones.
En la gaveta de la memoria, están inventariados, fósiles y espejismos…
Barataria, 15.IX.2015

No hay comentarios: