miércoles, 30 de septiembre de 2015

VOY EN TRÁNSITO

Pintura: Fernand Léger




VOY EN TRÁNSITO




Al silbido de la estación de tren, los viejos pasillos de madera como acordeones
de una rostro de sollozos inefables. En medio de lo miserable y desvalido,
aquella tombilla* de olores de la intemperie.
Arden mis ojos en el punto húmedo de la neblina, la lluvia sorda desnuda
mis pensamientos, los que se van dejando y los que vienen: nosotros
con un candil de intensa esperanza mordiendo los trenes a centímetros
de los ojos, entre las estrías del paladar y el acordeón acurrucado de la saliva.
(Sé mía sobre este costillaje de la esperma, sin pensar en la edad
de las carpinterías, antes de que el gallo despilfarre su palpitación plomiza;
sé mía para entrar a la esdrújula de la estrella, al filme donde usted y yo
nos convirtamos en protagonistas. Sé mía, para quitarle la calvicie al jengibre,
a las palabras que nos nombran de soslayo, a la mancha de la herradura
del falso estupor, a los cráneos de percusión de las aceras.
Vamos deshaciendo los nudos de la vergüenza: es necesario, en los alelíes,
hacer florecer las ruinas del alfabeto,
encarnar el pincel de la salvación, mar adentro sudar la perversidad.)
Ante la sequía opaca, las aguas del balbuceo en el centelleo de las corrientes
del absurdo; descalzo me impregno de la sordidez de este mundo.
Vos no lo sabés, pero en lo recóndito, individido, está el aullido de los espejos.
Dentro de vos, el esqueleto de mi muerte, el olor a madera de tu nido.
Sé mía, sólo vos, poesía.
Barataria, 22.IX.2015

*Depósito de caña de castilla para guardar ropa.

No hay comentarios: