domingo, 11 de octubre de 2015

NOCHE ABRUPTA

Imagen cogida de la red




NOCHE ABRUPTA




En mi sitio preferido: el movimiento abrupto de la noche, o el hondo sonido
de los muelles, los ojos a la deriva de los párpados, las grietas calcadas
del pecho como los bolsillos sin monedas sostenidos de las paredes.
A menudo el frío es horizontal cuando invade los brazos; ciego el racimo
del firmamento, desangrado en el delgado hilo del grito.
A través del áspero aliento del calendario, se adquiere la dureza de las palabras,
o el ronco río del sollozo, o los puntos borrosos del firmamento.
Uno desangra las sombras del carbón: la oleada de tristeza resuena en el tizne
de la noche, como los acentuados fuegos del infortunio.
Termino por duplicar las sombras o desconocer los designios: alguien juega
conmigo al desamparo por adelantado a los escalofríos de la memoria.
Siempre el alma crea yermos patios o circulares botellas de ojos, —¡Madre!,
sobre mí, esta locura de crear olvidos con huesos y féretros y cementerios.
Sí, después de todo, uno para salvarse, inventa alas o trencitos de madera;
Sí, en la forma de la noche, la solapa larga de los recuerdos,
y el final irremediable de los cuentos.
Y todos los relojes desnudándose en soledad, como pez de oscuros acuarios.
(En el ojo percudido de los resortes, la lengua inservible  de la paz
y su intangible fisiología; en definitiva la claridad es sólo un sutil juego de dados
en el que gana el más hábil para los malabarismos.
Qué nos queda después, sino este último espejo del teatro: en adelante es mejor
despertar y hacer que el olvido frunza su entrecejo en un alambique)…
Barataria, 03.X.2015

No hay comentarios: