lunes, 23 de noviembre de 2015

LOS AFUERAS



Imagen cogida de blog.yaninapatricio.com




LOS AFUERAS




La calle, por cierto, es la sombra frente a nuestros ojos, mundo de los afueras.
Son ciertas todas las zanjas que el tiempo le ha hecho al hambre:
—a veces hablamos de años de frío; alguna vez, del corazón en un país
incierto; otras, de la solitaria opacidad del paisaje, de esos boquetes que hacen
huecos en el aliento y dejan desgastadas las ojeras.
(Uno no sabe, a qué idilio juegan las pijamas, ni a qué ojos postizos
los bares, el habla inaprehensible de las esquinas, el remolino de polvo
en los poros, ni la dudosa irrealidad de las ventanas.
Uno no sabe con qué exactitud entra la bala en la cabeza, ni la velocidad
del agua que sale con ímpetu de entre el frío de la muerte.)
—Usted sabe de lo obseso que resulta el fuego en medio de tanta perversidad.
Sabe de las espinas no volviéndose precisamente al olvido, ni a la vida.
Sabe de las estadísticas que cuelgan de la alta hora de la noche.
Sabe del tatuaje que reverbera en el vaho de los tragantes, en la pesadilla,
en el rechinar de dientes mientras pasa el ciclón.
¿Usted sabe cuántas lágrimas sujetan los recuerdos? ¿Sabe de este país gótico?
¿Vive aquí donde pasan equivocados todos los meses? Se nos oscurece
el escapulario; el insomnio se encarga de falsificar conciencias para morder
el erario nacional y hasta este hoy de mañana.
Late el reptil sobre el cerco de piedra: nos bañamos con la flexión del insulto;
y luego, entonces, la realidad nos acorrala o traiciona…
Barataria, 12.XI.2015

No hay comentarios: