viernes, 11 de diciembre de 2015

VARIACIÓN DE LA SOMBRA

Imagen cogida de la red



VARIACIÓN DE LA SOMBRA




La sombra que me acompaña es la fuga hacia el olvido. Es el vacío que atiza
en su ancha neblina insospechada. Uno muerde la sinfonía de la piel,
cuando el imán en ascenso transita en la propia humanidad.
La sombra, —a mi espalda—, abre todos los pañuelos de la oscuridad,
salen del disfraz, los murciélagos agonizantes de la caverna: tantos recuerdos
y juguetes sobre el musgo de la hamaca , o el comején de la mecedora.
Las larvas alojadas en las costillas cavan su nido: crece la bestia en su jadeo,
la crisálida crepuscular de los suicidios, la imagen del gato sobre el tejado,
los caminos que mueren en las plumas del pájaro sin ninguna gloria.
Alrededor de los vacíos, la estridencia de las cruces y las mortajas, las aspas 
negras del aliento y la mirada oblicua de los círculos.
Hay sombras como la lengua sobre el asfalto flotante de los pañuelos;
—vos que me arrancaste el embrión de los sueños lo sabés.
Sabés de los ojos que bajan hasta el cuello de las sábanas, de la brecha  sobre
el polvo de los agobios, de las tumbas que abrigan con su indiferencia.
Vacío los poros de los ruiseñores, o el colibrí de ansias.
Siempre me confunde la sombra de piedra que recubre las pupilas.
Aquí, en el zodíaco de sal, el almanaque en torno a la partición de aguas.
Aquí, un poco el barniz y las espinas, la pelambre ciega de la edad.
No sé a qué imágenes líquidas pertenecen los sueños, la épica hacinada
de las sombras, la muerte que nos encarna desde la casa. (¿Acaso somos esa
extraña sombra de siempre tan cerca de la entraña?)…
Barataria, 01.XII.2015


No hay comentarios: