sábado, 16 de julio de 2016

CONCAVIDAD ESTÉRIL

Imagen cogida de cartasenlanoche.blogspot.com





CONCAVIDAD ESTÉRIL




En la concavidad estéril de la sombra, las coyunturas solas de los vacíos.
El horizonte hundido nos avienta hacia el fondo sordo de los fósforos:
Años de caminar en el mismo sitio, aquí, allí, a veces a tientas, descubriendo apenas, estas siempre imprecaciones de los ahoras.
Nada nuevo, sino el mismo catecismo destrozado, agolpados los bultos
y los muros, los rotos juguetes de la infancia.
Hay siempre huidas profundas como el luto silencioso del pájaro de la noche;
en alguna piedra, el rumor de la piel y los ojos inexplicables del aturdimiento.
Desde el sonido ahuecado de los cascos del calendario, el dolor largo
como una sombra de cuchillos, como una brisa adusta sobre el pecho,
honda la desnudez que no se agarra con la sombra de los dientes.
Ningún rastro pronuncia palabras nuevas.
¡Hacia dónde este pálpito asido con las manos?
Está cerca aquel silencio que se pliega en la concavidad de las horas.
Existe otra bóveda en las esquinas del aliento. Existen otras asfixias, claro.
Los delirios también son ojos que quieren tener alas u otra sombra igual, quizá, 
a la sombra de la realidad: en cada rincón despilfarrado de las ventanas,
conviene dejar a un lado los muertos,
dejarlos en otro espacio inmóvil de paraguas, hasta que reciban
toda la eternidad posible, sin desesperación, ni llantos.
Después sólo hay que bajar el telón y guardar los ojos en alguna oscuridad;
dejar que el olvido nos recuerde en alguna operación matemática…
Barataria, 2016

No hay comentarios: