lunes, 4 de julio de 2016

EXTRAÑEZAS TROPICALES

Imagen cogida de la red





EXTRAÑEZAS TROPICALES




Entre los pájaros cuadrados de las sombras, el roce abisal de la extrañeza.
En la gimnasia del sol, de seguro la costumbre de los falsos rezos,
la niebla endeble del sollozo,
los pespuntes de cartulina tapando el cielo, o un razonable tren de tabaco.
Igual: todo huye aquí como los nombres vírgenes en medio de las letras
del viento, como la actualidad retratada en la mecanografía invertida
del aliento, igual al grafiti que escarba alrededor de las vértebras.
En la cal viva no existe ninguna compasión de horizontes, ni sombras diferentes 
a los muros donde gravita impune la herrumbre.
La memoria ahueca los discursos análogos de las ventanas.
Gravita la estrechez de las agujas en la palma de la mano: florece cada día
la piedra del olvido, o lo que es igual, la muerte y sus metales grises, los nudos 
de hierro de las ideas nuevas, las dudas que torturan el cuerpo, como collares
y abanicos para la práctica del sado masoquismo.
Uno vive a diario con una lluvia de mentiras hasta el cuello.
En todo tiempo hay llaves mutiladas y otoños mordiendo harapos.
Mientras llueve el olvido, éste entonces apuñala los ojos.
Ahora sé que el suplicio nunca se jubila y que el patriotismo es otra manera
 sutil del engaño; otra tristeza tan fría como la miseria.
Sólo debajo de la tierra uno está feliz junto con la alegría: aquí, uno sabe que
puede enamorase de la muerte y no del diente disecado de soledad.
El alguna página de otra parte, de seguro la oscuridad no posee chimeneas,
ni manuales para aprender la sintaxis de los paréntesis…
Barataria, 16.V.2016

No hay comentarios: