jueves, 28 de julio de 2016

EXTREMIDADES CIRCUNCIDADAS


Imagen cogida de fannyjemwong.wordpress.com





EXTREMIDADES CIRCUNCIDADAS




En las extremidades circuncidadas del fuego, la escoria ardiente de la ceniza.
Debajo de mis ojos, los caballos grises de la humedad y la sombra.
La leña quemada es inminente en la noche, sólo los destellos de la oscuridad
y el humo denso como esos nombres amenazantes al filo de la penumbra.
Hay dispositivos que cortan hasta el último tramo de eternidad.
Cada quien dibuja o desdibuja sus propias exclamaciones a la hora del vuelo.
Cada quien camina en su destrucción, sediento de telarañas o de claridades
que sólo él puede llevar has la última piel del vestigio.
Estrujado el ojo, hay aguas peladas que quedan por verse en aquellos follajes 
invadidos de la nada. Los espejos también tienen sus límites.
Hay también emasculaciones más allá de cualquier inocencia: la historia castra la madera desde su semilla y solo deja las cortinas para espantar mosquitos.
Pareciera que todo el pálpito cabe en el fondo de algún cenicero; nunca existe
la vida real, sino esa que inventamos al cruzar diariamente el calendario.
Pero qué es la vida real, ¿acaso esa porción de irrealidad soñada en la infancia,
la claridad adormecida en el cráter que nos deja el vértigo?
─Por cierto, nunca supe hacia dónde van los raptos, ni qué mirada tiene
la noche degollada después de todo, ni con qué números desollados puede
uno jugar a la buena suerte, ni quiénes desmoronan la demencia.
Existe una herida profunda que únicamente  se ve en los sonambulismos.
¿A qué se juega cuando todas las aceras están desangradas?
De estas cosas dan cuenta los lavabos, cuando alguien se limpia las manos.
Ignoro si un tribual de conciencia puede darle una lavadita a los pensamientos.
Barataria, 01.VI.2016


No hay comentarios: