sábado, 20 de agosto de 2016

ROTACIÓN DEL ENSIMISMAMIENTO

Imagen cogida de la red





ROTACIÓN DEL ENSIMISMAMIENTO




Todo es como el círculo en llamas de los trenes inalcanzables del zodíaco.
Ya hemos acumulado hasta la saciedad los pocillos curtidos de la piel, mientras 
la respiración sigue inhóspita en lugares como las alcantarillas.
Ya hemos masticado todas las arrugas de las viejas obsesiones ideológicas;
es extraño que las alambradas corten el resuello y muerdan con sus uñas
de sal todo el sinfín promisorio de los trenes.
Entiendo que el vértigo suscite tantos extravíos como el azar mortuorio
del arrullo y su percudida llovizna de sepelios, ruta del viento y la noche.
No hay ninguna abstracción en estos cirios de la niebla, sino esta preeminencia
de centelleo y alucinación, de oscuridad y barbarie.
Desde el interior de los absolutos, emergen los juegos perversos de la rotación,
los sombríos prostíbulos colgados de los horcones de la medianoche,
la tan cerca desnudez de la asfixia,
y su olfato de galope y mudanza en el mismo sitio del ojal de los azafranes.
Ya de todos los afeites y pelucas, prefiero el filme negro del desollamiento:
uno se cansa de morir todos los días alrededor de las mismas esquinas;
nos asalta el vómito con su grito de obsesos laberintos, el búho de la tarde 
mordiendo el aliento en su vívida agonía de cadáver.
Nada puede pasar ya, después de las pirotecnias políticas: en la calavera
de los relojes, asoma el hedor insoportable de la comedia de espectros.
Es casi seguro que veremos un día de estos , usted y yo todavía al ciempié
oscuro de los sueños, como una enredadera en la fogata de nuestros brazos…
Barataria, 22.VI.2016

No hay comentarios: