viernes, 5 de agosto de 2016

VENTANA TOTAL

Imagen cogida de la red





VENTANA TOTAL




Total la noche con sus trasiegos de ventanas y barnices. (Ese tender la mirada 
sobre la luz del aire, honda vertiente de los abismos, el mundo y sus burdeles,
el mundo y sus colillas de miseria y sus oscuros torrentes de ropa insepulta.)
La lectura de tantas profecías me harta las semanas.
Prefiero pensar en mis remotos días de cadáver o escarabajo.
A veces quisiera escribir apartando toda la insania que nos han traído
los miedos y el falso traje de las ventanas y la compra de la dignidad
o la herencia de los estertores de la ropa sucia.
Es el momento para la hospitalidad de los malhechores, para las parentelas
y su cautividad, para la desconfianza de aquellos que recogen la esperanza,
o nos hacen esperar hincados frente al sinfín.
Uno se harta de toda esta luz ajena, de todo este tiempo sin gloria ni sustento.
Nadie lo ignora, ya la piel está curtida del falso arado y del crucifijo
a cuestas: ¿Quién respira una distancia suficiente de ebriedad plena?
¿Quién ahora, avanza y se anticipa sin confusiones a la ventana virgen?
(Andamos días de victoriosos ataúdes. Lo sabe usted. Lo sé yo.
Usted sabe que zumban las sombras y se arquea el aliento en el humano ruido
de las heridas, en ese negocio de oscuros zapatos.)
Dicen que son viscosas las disecciones en ayunas, las bocas infatigables
de los escapularios, el resplandor imposible cuando crece la asfixia.
Del paraíso que me libre Lázaro, ya he danzado lo suficiente en el infierno:
de aquí hacia abajo me toca la carcoma de la sed…
Barataria, 08.VI.2016

No hay comentarios: