viernes, 25 de noviembre de 2016

RADICAL SOLEDAD

Imagen cogida de la red





RADICAL SOLEDAD




“…que ha crecido en mi vida
como se clava una bisagra en la puerta para evitar que se desquicie.”
Toda la luz, antes, cierta, presentida, en este fundirse integra en el árbol
de la noche: sólo la suerte indecible acompañando el viaje siempre hacia
el interior del aliento,
hacia la grieta impotente y descolorida.
Hacia la tierra posible donde no haya espejos y la lluvia embista, sorda,
mi mustia carne,
hacia aquella tierra circular e impaciente de mis ojos.
Hecho en mí, el calendario definitivo, la hojarasca manifiesta mis asedios,
ese encallar en el hondo camino y abrazar al cabo, el dolor y el paisaje
que me sigue y la pena reiterada de la tarde
y la telaraña habitual, inútil compañía, en esta incolora palabra de la muerte.
Que ha crecido en mí desde la raíz impetuosa del náufrago.
No hay símil que iguale lo insólito, sólo el rapto quemante del alma.
No hay glosa palpable entre mi mundo y el otro mundo de la desmesura.
Es luto la sombra de la almohada que rodea mi cabeza.
Ya he enviudado de ventanas.
Ya no reaparece la luminosidad de la infancia.
Ahora los ahogos son rotundos en todos los nombres míos.
Cada día crece. Crece en el contrasentido de la luz. Crece ciega e indeleble.
Sacude desde el claustro materno de la semilla, sin contrapartida…

Barataria, 24.IX.2016

No hay comentarios: