martes, 15 de noviembre de 2016

REPETICIÓN DE LOS RETORNOS

Fotografía cogida de miriamrocafotografia.blogspot.com






REPETICIÓN DE LOS RETORNOS




Asqueado de retornos, se repiten los mismos sitios de siempre: la pócima
y sus amaestramientos, los ojos y sus duros ojos sucios.
Cualquiera se hunde en la tinta ajada de los periódicos, en cada página
donde se pierden las moscas, o espía el gran hocico de la historia.
(La imagen que tengo es aquella de los desmoronamientos, lo abominable
de los retretes, y la sombra de mis siempre cementerios. Y la sombra de mis relojes náufragos, y el ensimismamiento horrendo de los embates amarillos
de la lluvia, casi como guantes en mi cara.
Cada vez ganan los requerimientos de la noche y lo errático del páramo.
Si callo, qué callo, si todo lo ocupa la insinuación y la palabra escondida.
Si me desvelo, desciendo a lo hondo de las sombras, a la inmensa soledad
de los sepultados, al frío seco del desamparo.
Nunca hubo risa y se envejece sin monedas en el bolsillo: toda la honradez
ha muerto; tenemos, en cambio, obligadas caligrafías del desuso y despojos
que no pueden servir de consuelo.
¿Adónde llego sin sueños y sin olvido? ¿Adónde juego a los jardines?
El muladar, entonces, es mi cama, la única tierra o cruz sobre mis hombros.
Ante la savia agria de los agobios, me quedo con la mirada desnuda, atada
a los brazos de mi propia miseria: no sé si camino después de todo.
No sé si después de todo debo sepultar mi aliento, o me quedo aquí en cuclillas 
haciéndole honor a las doctrinas de la noche y a la esclerosis.)
Nuestro mundo es sólo un ardimiento de ceniza al margen de los pájaros.
Barataria, 2016

No hay comentarios: