lunes, 6 de febrero de 2017

SOMBRA DE FÉRETROS

Imagen cogida de la red




SOMBRA DE FÉRETROS




Después del esbozo, la constancia aprendida de la sombra de los féretros. Soy, en cierta manera, un ademán de eso: la escritura sodomizada de la memoria, la hipodérmica del pájaro de los placeres y ese rocío íntimo, sentimental de los periódicos. A veces me justifico invocando a los espíritus del más allá, una ameba de luz entre los párpados, enrollados los pensamientos en los aperos de los psiquiatras. A ver, ¿oye el altísimo los estruendos de las letras mayúsculas, el alegrón de estío que dan las bragas? Los orgasmos junto a la cafeína de la ventana, tienen esa relectura de las sábanas. (Siempre hay momentos definitivos para los ataúdes posesos de la boca. En el caballete del ijar, las instantáneas de la medula espinal, el centro nervioso de tus entrepiernas, el ocre reverberante del espejismo. Los témpanos agrios del paraíso saben a miel, a raros orgasmos y descorazonadas aguas.)

La hilaridad de los féretros causa desenfado, sobre todo en un país donde todo es tribuna y estropajo para rozarlo sin descanso a través de los sueños. Juro que nunca han sido prematuras las oscuridades de los sarcófagos, son parte de los juegos obedientes al miedo…
Barataria, 14.XII.2016

No hay comentarios: