sábado, 4 de febrero de 2017

VENDAS NAUSEABUNDAS

Imagen cogida de pinterest






VENDAS NAUSEABUNDAS




Largas como el pañuelo de la noche, las vendas de sal de los sollozos. Arrecian, ahora, las pesadillas de la antesala inusitada de los caracoles. En la oscuridad de la almohada, espuelas, molduras y guacaladas y el lamparón alado de las sombras en los cuerpos flagelados de sonidos que provoca la desgracia. De todo, ruedan mejillas y párpados sobre el amotinamiento de los retortijones. (Las máscaras postreras no lo dejan a uno agonizar, ni ganarle en especulaciones al tiempo, ni renunciar al cenicero del otro lado del disfraz. Uno no puede desviarse de la culpa tramposa de los sueños húmedos, del azar agachado de las poluciones, o de la toxicidad material que poseen los alacranes.)

El pájaro de poca fe se deslengua en el intento punitivo del olvido. Cualquiera sabe de los resuellos de la asfixia y de la tomadura de pelo, fecunda, que posee la meditación más profunda al punto de quemar la tinta en un pezón.
Barataria, 12.XII.2016

No hay comentarios: