miércoles, 15 de marzo de 2017

A VECES

Imagen cogida de la red





A VECES




Me persigue tu sombra y la sombra de las ferreterías los sepulcros y calaveras molidas me persigue el gusano insípido de lo efímero (por aquí los verdugos agigantados) y el sudor entre las uñas y los zancudos que desbordan mis ojos es una maravilla el chirriar de las tripas rozar el césped con los tobillos desfundar toda la inmoralidad en el tugurio de las ansiedades —es cierto, el azul de tus encajes arrasa con mi hernia a veces esa varita incrustada en las pestañas a veces nos apaleamos de saliva como si se tratase de jugar a las piñatas a veces a veces usté ve el riíto que recorre lo encumbrado de su horizontalidad después las sombras negras en su ritual solidario

Al otro lado del ruidito de las hojas el largo camino de las rodillas

(Vuelvo a recordar todas las culpas entre un sinnúmero indefinido de maniquíes: nunca es fácil el anonimato de anteojos en las esquinas me arrimo a la almohada al igual que a la sombra que me sostiene: tengo las pupilas apretadas de oscuridad sangran las palabras ante las depredaciones la respiración se pierde entre candeleros siento el cincel del viento entre mis poros)

El viaje se acaba allí —mientras desabrazamos la altura de la brasa la fosforescencia da su manotazos al mástil de la arenga…
Barataria, 23.I.2017