lunes, 20 de marzo de 2017

PARANOIA

Pintura de Paul Klee




PARANOIA




Como orgasmo de cadáveres los párpados en su muerte olvidada los pájaros de la atemporalidad sobre el óxido de las murallas —vos centinela del soslayo a sabiendas de mis paranoias en los yermos del ojo ciego los caballos soportando las ojeras de las azoteas incluso los ungüentos necesarios para tapar los agujeros encallados en la herida siempre uno acaba por jugar a las canicas clandestinas del galope o en todo caso a la bolita de las postergaciones después la joroba de la voz y su paraguas de apremios ¿por qué tanto destierro de mis brazos? ¿por qué convulsionan de calambres las ventanas? una lápida de saliva desaparece en medio de la tempestad: ruidos de silenciosa desaforación arrebatan los dientes de lo probable en un instante saber que todo lo ocupan las insinuaciones y la flama resbaladiza de los fósforos

Por allí descosido el aliento versifica inevitables artefactos líneas de fáciles gruñidos o despistes para remojar nuestra historiografía tan fecunda como las densas felaciones de la lengua en lo invertebrado del agua (en la mutilación del destiempo los rostros perseveran en la lluvia tanto como una cobija irremediable es claro sin soslayo el candil de los recuerdos y múltiple el titubeo interminable la tempestad que me persigue)…
Barataria, 29.I.2017