jueves, 4 de mayo de 2017

CAMINOS DIVERSOS

Pintura de Joan Miró





CAMINOS DIVERSOS




En la lengua de agua de la lluvia, el agujero cernido del cántaro y lento el cielo.
Diferentes los tiempos del espejo, desiguales las calles aprendidas
de la noche, abrasados los destinos de la gota.
Más allá de los aullidos,  sangra la carne sus aromas, lo negro de la noche
y la carne, lo negro que suscitan los espacios, lo negro de la bruma.
Uno despierta entre la línea de nudos fieros, en medio de tantos caminos
humanos fugitivos, entregado a la fuerza de contrarios.

En el ojo, el galope de las peluquerías, y las espesas arrugas de las semanas.
Ante la derrota de los pájaros, el saqueo recurrente de los candelabros,
las letras agitadas de los sueños,
o los guantes de las pesadillas con su gélida boca de destiempo.

Ando siempre en el desnudo de las incertidumbres, desnudo de pescadores, desnudo de cuchillos como el sedimento de los asesinos.

A la orilla de los atrios, los escapularios quemados del vacío y el ardimiento.
Uno sabe que la caligrafía no solo se quiebra sino que se desboca
en ese lupanar de migraciones que llamamos crepúsculo.
También las dentaduras son caballos mojados por sepulturas.

La piel se pudre en la desesperación por el olvido, por esa hartura rudimentaria
del vacío: nadie preserva la lejanía de las ventanas, ni discurre en niebla
de bufandas, ni en un viaje inmóvil de trenes.
Uno necesita mitigar esos amores perdidos en ulteriores muletas y tabaco.
Barataria, 2017

No hay comentarios: