viernes, 28 de julio de 2017

ALLÍ, EN EL ESQUELETO DE LA ESPINA

Imagen cogida de la red





ALLÍ, EN EL ESQUELETO DE LA ESPINA





Allí en el esqueleto de la espina tu aliento frío de culpas infinitas allí desplomado de cansancios el calendario como un amanecer trasegado entre cadenas allí tus palabras con poca vida severas como un mango de machete incómodo: las manos aprietan la carcajada siniestra y la poca alegría que me recuerda la sangre uno es tantas veces los fragmentos picoteados por el tiempo la indiferencia la claridad la tristeza el grito el frío: sobre la línea fatigada de los candiles ese nosotros repetido de viento y libélulas siempre existe un cuerpo remoto transitando en los párpados que de seguro cabe en el polvo de una hoja de cartón ciego en la espina sordo en silencio doliente respiro los agujeros de la tierra convertida en páramo (no sé si es vulgar sumergirme en la marea de tu ombligo junto al depravado pez de la desnudez)  Nuca ha sido fácil andar la ciudadanía en la solapa de saliva de la piel curtida de los difuntos o en los abanicos cenicientos de la respiración o en el petate gastado de los bolsillos siempre huyo de las confesiones y de ciertos colores que no son los de la levadura alguien me pregunta casi con dejo de melancolía por mi dentadura por mis pulmones por la indiferencia por mi falo mientras escribo una estrofa de cangrejos alrededor de mis oscuridades predilectas: los trenes que sin mayores explicaciones se ahogan en mi pecho siempre esperé junto al chucho una cara azul y sin averiguaciones sin advertencias y mentiras ahora pongo en entredicho la voluntad del vómito y las escupidas que juzgan en la conciencia después de todo siempre perviven las razones para la duda: entre la injuria y la sombra emergen oscuridades extravagantes como el cuchillo que degüella el destino a nadie le asiste el derecho de acabar con los relojes mucho menos ser verdugo despiadado: solo quería un campanario de ternura y continuar vivo junto a la harina de tus ijares y hacer mis acrobacias de colibrí en tus pezones de montaña
Barataria, 2017

No hay comentarios: