lunes, 24 de julio de 2017

ORILLAS IMPURAS

Imagen cogida de Pinterest





ORILLAS IMPURAS




Hacia la orilla inmóvil de las impurezas los vientos congelados de las sombras y el bostezo de los nichos como legiones destronadas por el asfalto: la inminente fuerza de las repugnancias con la arcilla plena de los desmoronamientos jugar a la hernia del tragaluz de los olvidos o redenciones y al golpe inmutable de la medianoche en la cobija hinchada de sudores la flauta ciega de la eternidad los intentos perversos de lo imposible el tiempo amante que nunca se abandona en los cementerios ni en los brazos convulsos del despojo  una crecida vitrina de murciélagos repasa su vuelo en la pipa aturdida del goteo memorioso de la caverna exaspero frente a la inmundicia de las frecuentes promiscuidades de la lucidez de las aguas destronados de los frigoríficos del ojo inmutable ante el plomo del granito o de la carroña que brinca en el aliento a veces uno se abandona en el complicado rictus de la violencia o en la cajita de salvación de los pecados capitales: en las esquinas de la yesca los clavos calcinados de las lápidas y la incesante posteridad de la entraña en alguna parte las semanas sin sosegar la sed el prurito de la lengua de bahareque ante el trastorno y arrebato de los sueños ahora el muro de humo desvela sus propias contradicciones la inmediata tirantez del tránsito el callejón múltiple de las fotografías la carcajada de heces lentas que nadan y se sumergen en el mosquerío narcotizado de las calles deletreo el presente muerto y el futuro implacable la tísica comunión con las mañanas aunque sea legible la taza de café en la ardiente trenza de muerte de las zapaterías  de seguro en el chasquido de la página se vive la lividez de las estocadas y el pómulo saltado de las puertas del vejamen en la saliva trago todas las gestaciones de las disyuntivas harto de las varias palabras de la incertidumbre  Vos avanzando sin ningún arrullo sin ningún patio para llorar el raciocinio sin ninguna misericordia para mi boca amarga sin ningún otro dolor más que éste: ser martillado por la rigidez crecida del frío al final únicamente lo remoto nos ampara ahí nos habita el andrajo del cansancio…
Barataria, 2017

No hay comentarios: