lunes, 31 de julio de 2017

PARTITURA DEL FUEGO

Imagcogida de Pinterest





PARTITURA DEL FUEGO





Soñé: y el pez circuncidado en la oscuridad de lo inasible ávidos los caballos premonitorios de este universo fallido por un momento los pretextos o el juego de las esquirlas los huecos o fracasos del último beso en el interior del pecho: sueño y es mi último recurso para prenderle fuego al mundo del frío al pájaro de la infancia y las cornisas al pozo de la conciencia y su engañosa asfixia o putrefacción  se me ocurre que allí hay de todo: cardúmenes y plurales cloacas compartidas y obesas astucias de pelambre y coartadas poco creíbles cuando se está del otro lado en el silencio pasa la noche depilando la casita de mi historia el amor fracasado al que le falta aire los métodos para la pulcritud para limpiar las tantas desoídas del cuerpo el océano Pacífico el Atlántico las apariciones del miedo a la hora de escribir y fumarme la silueta de los semáforos levantar la madera (la lógica de las ideas a merced de sus rarezas) desobedeciendo al momento de escribir corroerme emponzoñarme y susurrar al buen entendedor de mis desgracias: sólo quiero reír o abandonarme bajar la cabeza para contar los poros de los andenes o mudarme a tu cuerpo donde gotee el follaje hasta desmantelar toda moralidad posible en fin quiero sentir el estallido en la boca y el pulso enronquecido de caos así serán líquidas las probabilidades de nuestros jardines el resuello mórbido de la parodia o solo la afonía del descenso ni siquiera tengo posibilidades de dormir: de cara a cualquier epitafio prefiero la ceñida humedad del cántaro y el don de la fuga frente a la brisa seguida de la escritura Al solo roce la estación memorable de la fruta y la desmedida de los años que arrasa con todo ¡Tanto morir en la colocación de los puntos! Nunca puedo esperar para mañana: obedezco al camino y a las disidencias encallo pero luego me disemino me tortura el puerto del trasiego soy herético por naturaleza por ello con el bisturí escribo la partitura del alto fuego o esa otra forma transcurrida del magma mi sosiego es no estar en tierra firme microcéfalo sino en el silbato del niño que le quita nudos a la garganta y que de su cajón de ingenios saca barriletes para  deleitarse en la explanada del horizonte claro con menos luz hasta podría dormir entre los otros objetos que cubren el espejo…
Barataria, 2017

No hay comentarios: